La Organización Trump recibió una multa de $ 1.6 millones el viernes cuando un juez de Nueva York la condenó por liderar un plan de fraude fiscal de 15 años que los fiscales dijeron que los altos ejecutivos de la compañía habían orquestado por pura codicia.

Corporación Trump. y Trump Payroll Corp. — dos afiliados de la Organización Trump — fueron condenados el mes pasado por 17 cargos, que incluyen conspiración, evasión fiscal criminal y falsificación de registros comerciales.

El fiscal Joshua Steinglass había instado al juez interino de la Corte Suprema de Manhattan, Juan Merchan, a imponer a cada empresa la multa máxima permitida por la ley.

«La magnitud del fraude exige la multa máxima posible por falsificar documentos comerciales y ayudar a altos ejecutivos a evadir impuestos defraudando a las autoridades fiscales. Los delitos fueron profundos, amplios y prolongados, abarcando décadas». «La conducta solo puede describirse como atroz, dijo Steinglass.

El juez estuvo de acuerdo y multó a Trump Corp con 810.000 dólares. y $800,000 a Trump Payroll.

El fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, dio la bienvenida a la sentencia en un comunicado.

“Si bien las empresas no pueden pasar tiempo en la cárcel, esta condena y sentencia consecutiva les recuerda a las empresas y ejecutivos que no pueden defraudar a las autoridades fiscales y salirse con la suya”, dijo Bragg.

La única persona acusada en el esquema fue el ex director financiero de la empresa, Allen Weisselberg.

Weisselberg, de 75 años, se declaró culpable en agosto y se convirtió en el testigo principal de la fiscalía durante el juicio de una semana, donde describió cómo los empleados principales y la empresa evadieron el pago de los impuestos que les correspondían.

Weisselberg también fue el mayor beneficiario personal del programa, dijeron los fiscales. Recaudó $1.76 millones en “compensación indirecta de los empleados”, que incluye un apartamento gratuito, autos caros, matrícula en una escuela privada para sus nietos y muebles nuevos. Otros ejecutivos recibieron beneficios similares y recibieron bonificaciones como contratistas independientes, lo que le ahorró dinero a la empresa en impuestos sobre la nómina, dijo Weisselberg.

Weisselberg fue sentenciado esta semana a cinco meses de prisión en Rikers Island. Podría haber enfrentado hasta 15 años de prisión si fuera declarado culpable en el juicio.

Weisselberg y la compañía fueron acusados ​​por primera vez en junio de 2021 después de una investigación de un año sobre las prácticas comerciales de la compañía por parte de la Oficina del Fiscal de Distrito de Manhattan y la Oficina del Fiscal General del Estado.

En el juicio, los abogados de la empresa retrataron a Weisselberg como el único mal actor y argumentaron que otros ejecutivos, así como Trump, no se daban cuenta de lo que estaba haciendo.

«Este caso involucró a Allen Weisselberg cometiendo evasión de impuestos en sus declaraciones de impuestos personales. Cada testigo testificó repetidamente que el presidente Trump y la familia Trump no sabían nada de las acciones de Allen Weisselberg», dijo la abogada de Trump, Susan Necheles, después del veredicto.

Trump dijo en un comunicado el mes pasado que estaba «decepcionado» con el veredicto y planeaba apelar.

Las multas de $1.6 millones solicitadas por el fiscal de distrito son el máximo permitido por las leyes aplicables en el caso. Bragg dijo después de la sentencia que este máximo no era suficiente y agregó que «la ley de nuestro estado debe cambiar para que podamos imponer mayores sentencias y sanciones a las empresas que cometen delitos en Nueva York».

Los expertos dijeron que el mayor problema para la empresa que la multa es la condena, ya que podría afectar la capacidad de la Organización Trump para obtener préstamos bancarios.

En breves comentarios a los periodistas después de la sentencia, Bragg sugirió que podría haber más por venir. Dijo que la condena «cierra este importante capítulo en nuestra investigación en curso sobre el expresidente y sus negocios. Ahora pasamos al siguiente capítulo».

La Organización Trump enfrenta otros problemas legales en el estado. La procuradora general del estado, Letitia James, presentó una demanda civil de $250 millones alegando que la compañía infló su valor en los estados financieros de bancos y aseguradoras en miles de millones de dólares.

El juez asignado a ese caso dictó una orden prohibiendo a la empresa enajenar bienes sin autorización judicial y nombró a un monitor independiente para dar seguimiento a los estados financieros de la empresa.

Trump se ha quejado de que las acciones del fiscal de distrito y del fiscal general son parte de la «cacería de brujas» en su contra.

Por admin